El creciente ‘apartheid’ de Hebrón

Movimiento de Solidaridad Internacional, 20 de septiembre de 2016 — Las fuerzas de ocupación israelíes estacionadas en Hebrón (Al Jalil) están aumentando sus esfuerzos para anexionarse lentamente la calle Shuhada, en concreto de aquellas partes en las que los palestinos todavía están autorizados a andar.

La mayor parte de la calle Shuhada, la que una vez fuera el principal mercado palestino y punto de unión entre el sur y el norte de la ciudad, ha sido étnicamente limpiada de palestinos después de la masacre de la mezquita de Abrahám en 1994. Más de 1.800 tiendas han sido cerradas y sus puertas selladas con soldaduras, y más de 600 han sido forzosamente desplazadas por el ejército de ocupación, creando una “zona estéril” libre de palestinos, cuya mera presencia ha sido declarada ilegal por las autoridades israelíes.

De los cuatro asentamientos judíos situados en el corazón de la Ciudad Vieja de Hebrón, tres están localizados en la calle Shuhada y uno más cerca de Tel Rumeida, convenientemente conectados con una carretera por la que solo pueden conducir colonos judíos. Esta carretera se extiende hasta el asentamiento de Kiryat Arba, en las afueras de Hebrón.

Los pocos cientos de metros de la calle Shuhada en los que todavía se permite la presencia de los palestinos, entre Shuhada y el puesto de control de Daboya, han sido declarados, desde octubre de 2015, “zona militar cerrada”, afectando a todo el barrio de Tel Rumeida. Esto significa que solo unos pocos residentes palestinos registrados pueden usar esta zona de la calle Shuhada.

Cerca del puesto de control de Daboya, que marca el final de la calle Shuhada para los residentes palestinos, el punto a partir del cual no se permite la presencia palestina, se encontraban las escaleras que daban acceso a la escuela de Qurtuba y el vecindario circundante. Esas escaleras están ahora cerradas al paso de los palestinos.

Estas restricciones están basadas en una discriminación racial y solo afectan a los palestinos, mientras que los colonos pueden circular libremente por esos lugares sin ningún tipo de control. Estas restricciones han convertido al pequeño sector libre de la calle Shuhada en un callejón sin salida para los palestinos.

El domingo por la noche, después de que las fuerzas israelíes de ocupación mataran a tiros a cuatro palestinos en Hebrón en solo dos días, el final de la calle Shuhada que conduce a la parte solo para judíos fue marcado con líneas blancas, señalando un nuevo límite más allá del cual los palestinos no pueden pasar. Inmediatamente después de la primera línea, que está pintada a unos 20 metros de distancia del puesto de control, las fuerzas de ocupación israelíes interceptarán a cualquier palestino/a y le someterán a los habituales y humillantes registros comunes en los puestos de control. La línea fue pintada unos pocos metros delante de la entrada de la casa más cercana al puesto de control de Daboya, habitada todavía por palestinos. Esto significa que cuando alguien quiera entrar en la casa, tiene que cruzar la línea blanca, lo cual supondrá, a su vez, que los soldados israelíes le someterán a los mencionados registros e interrogatorios. Una segunda línea está marcada con la palabra árabe que significa ‘alto’, lo que indica claramente que solo afecta a los palestinos. Por lo tanto, la parte de la calle situada más allá de la primera línea, hacia la zona solo para judíos, se ha convertido en parte de la zona de exclusión “estéril”, en la que la presencia de palestinos está severamente restringida.

Calle Shuhada de Hebrón. Línea blanca con la palabra árabe ‘alto’, donde los palestinos deben detenerse.

Así, pues, las medidas de apartheid y creciente limpieza étnica de las fuerzas israelíes de ocupación en Hebrón avanzan de forma lenta, pero constante, sin que los medios y la comunidad internacional se hagan eco de ello. Con la clausura de las escaleras de Qurtuba, el establecimiento de la “zona militar cerrada” y, ahora, las nuevas restricciones mencionadas, el laberinto de áreas étnicamente limpiadas de residentes palestinos se incrementa de manera constante. Esto agrava todavía más las dificultades de los palestinos para atravesar un laberinto de puestos de control, zonas prohibidas, accesos cerrados, toques de queda, negaciones de paso y la amenaza permanente de ser tiroteado, herido o muerto. Todo ello en base a una única característica: ser palestino o palestina.

Fuente: Israeli forces continue annexation of ethnically cleansed Shuhada Street – International Solidarity Movement

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)

Javier Villate

Read more posts by this author.

Subscribe to disenso noticias palestina

Get the latest posts delivered right to your inbox.

or subscribe via RSS with Feedly!
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.

Para suscribirte al BOLETÍN DIARIO de DISENSO NOTICIAS PALESTINA haz click aquí.