Extremistas judíos quieren destruir la mezquita Al Aqsa de Jerusalén

El rabino Yehuda Glick ha propuesto llevar a cabo incursiones diarias en la Explanada de las Mezquitas y la demolición de Al Aqsa para abrir el camino a la construcción del Monte del Templo. (Foto de archivo)

MEMO, 27 de octubre de 2016 — ‘Retorno al Monte’ es un grupo de activistas judíos radicales de extrema derecha cuyos miembros, según el diario israelí Haaretz, “se identifican con el movimiento ultraderechista Kach, fundado por el difunto rabino Meir Kahane”. Forman parte de un creciente movimiento activista que tiene como objetivo destruir la Explanada de las Mezquitas y levantar sobre sus ruinas un templo judío. El siguiente texto es una versión abreviada de un artículo publicado por el sitio israelí de noticias Walla! el 23 de octubre y que ha sido traducido por MEMO.


* * *

El grupo ‘Hozrim Lahar’ (Retorno al Monte del Templo), que promueve la reconstrucción del templo judío y la destrucción de las mezquitas del Monte del Templo, suscribe una ideología extremista y sus miembros pueden “causar enfrentamientos violentos basados en ideas nacionalistas”. Así lo ha afirmado esta semana por primera vez la Corte Suprema israelí. Esta estricta definición se ha originado en un fallo que rechazó una petición de dos importantes activistas del movimiento, su presidente Rafael Moris y su coordinador Yair Kehati.

A comienzos del mes de octubre, se emitieron órdenes restrictivas contra los dos, prohibiendo su entrada en Jerusalén durante el periodo vacacional. Las órdenes fueron expedidas por el Shabak [servicios secretos], apoyándose en las Regulaciones de Emergencia de 1945, con el fin de “garantizar la seguridad del estado y de los ciudadanos, así como el mantenimiento del orden público”. En la petición, presentada por el abogado Isaac Bam, los dos activistas pedían no solo la anulación de las órdenes, sino también una declaración judicial sobre los casos pasados en los que se emplearon esas órdenes.

‘Hozrim Lahar’ es un movimiento de reciente creación que se centra en el Monte del Templo y busca sensibilizar a la gente sobre la necesidad y la demanda de la construcción del Tercer Templo. La organización se creó hace cuatro años como una iniciativa de varios jóvenes ultranacionalistas que eran activos en la expansión de los asentamientos en Judea y Samaria [Cisjordania] y decidieron canalizar sus energías hacia la cuestión del Templo.

“En realidad, la idea fue de mi esposa y yo me uní a ella”, dice Moris, de 21 años. “Notamos que mucha gente hablaba sobre el Templo y el Monte del Templo, pero que no hacían nada más. No había acciones ni llamamientos a los jóvenes, que es nuestra principal tarea en la práctica: manifestaciones, protestas y concienciación sobre el tema. Así que asumimos la tarea”.

“La mayoría de los movimientos del Monte del Templo buscan defender el derecho de oración de los judíos en el Monte del Templo, al margen de la mezquita. Pero nosotros planteamos otra cosa. Hablamos del Templo, propiamente dicho, tal como está escrito en las Escrituras, no de uno que esté junto a una mezquita”.

“Naturalmente, sería feliz si hubiera libertad de culto para los judíos en el Monte del Templo y un lugar de oración como una solución provisional, pero ese no es nuestro objetivo y no trabajamos para ello. Para mí, esto es claramente la continuación del sionismo. Si uno lee los escritos de los fundadores del estado, ve que tenían claro que esto es un estado judío, que debe haber un Templo y que tenemos que conquistar toda Eretz Yisrael [Tierra de Israel]”.

“Por consideraciones prácticas, ocultaron esto y, de hecho, su sueño fue olvidado. Trabajaron por un estado democrático y la naturaleza judía del estado fue dejada de lado. No queremos que eso suceda también en el Monte del Templo, que haya libertad de culto para los judíos y que eso sea el final de la historia, sino que trabajamos para establecer el Templo”.

El movimiento funciona con voluntarios y no tiene empleados pagados. La organización se financia con pequeñas donaciones recogidas en mesas que se colocan de vez en cuando por todo el país. Según Moris, hubo importantes donantes que se interesaron en esto, pero el Shabak lo prohibió. “Hubo varios grandes donantes, pero el Shabak les advirtió que no siguieran contribuyendo y desaparecieron”.

Moris cree que la influencia del movimiento es importante y visible. “Incluso en lugares laicos, donde la gente no está de acuerdo con nuestra actividad, hay simpatía por nuestra lucha. Eso es lo que sucede cuando hay encuentros cara a cara. También puede notarse un cambio de actitud en la gente ultraortodoxa, cuya asistencia al Monte del Templo está aumentando de forma significativa”.

En el pasado, los rabinos ultraortodoxos y una parte sustancial de los rabinos nacionalistas se oponían vehementemente a entrar en el Monte del Templo [^Según ciertas ramas de la ortodoxia judía, los judíos no deben penetrar en el Monte del Templo porque podrían, sin querer, violar el Kodesh HaKodashim (sancta sanctorum) del desaparecido templo, es decir, la zona del mismo cuya entrada solo estaba permitida, y aún lo está, al sumo sacerdote, y también por las reglas de pureza necesarias para ingresar, las cuales no pueden ser cumplidas hoy en día. (Wikipedia)] desde una perspectiva halájica [^En referencia a la halajá, una recopilación de las principales leyes judías, así como sus tradiciones y costumbres.]. Ahora las cosas son diferentes, según Moris. “Los rabinos que se oponían categóricamente hace diez años, aunque no permiten la ascensión al monte, dicen que hay personas en las que se puede confiar en esta materia”.

Los jóvenes extremistas no tienen líderes religiosos cuyas instrucciones puedan ser seguidas y lo mismo sucede con ‘Hozrim Lahar’. Los activistas deciden por su cuenta el tipo de acción y consultan a los rabinos Dov Lior, Yisrael Ariel y Menajem Machover solo sobre cuestiones religiosas.

Moris rechaza las declaraciones de los jueces según las cuales “el Monte del Templo es un barril de pólvora que está esperando una pequeña chispa para que se extienda el incendio a toda la región”. Por el contrario, el activista cree que “el Monte del Templo no es un barril de pólvora, sino un barril de materias primas y todo depende de la forma en que entendamos esto. Ahora, el estado presta atención a todos los mensajes de algunos árabes en Facebook y está nervioso con todo esto, ese es el problema. Las demandas de los árabes no se limitan al Monte del Templo, sino a la existencia misma del estado de Israel. Si perdemos el Monte del Templo, lo perderemos todo”.

El hecho es que el activismo que busca la reconstrucción del Templo en el lugar donde se encuentran las mezquitas puede, para decirlo suavemente, concitar la ira de los musulmanes que no preocupan a Moris. “Debemos conducir nuestros asuntos como un estado independiente y hacer lo que es correcto para nosotros. Si actuamos de esta forma, los árabes comprenderán la señal y quienes nos acepten se quedarán y quienes no nos acepten se irán, como sucedió en 1948”.

Fuente: ‘Return to the Mount’ activists seek destruction of Al-Aqsa – Middle East Monitor

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)

Javier Villate

Read more posts by this author.

Subscribe to disenso noticias palestina

Get the latest posts delivered right to your inbox.

or subscribe via RSS with Feedly!
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.

Para suscribirte al BOLETÍN DIARIO de DISENSO NOTICIAS PALESTINA haz click aquí.