Israel y los derechos de los niños

Igor Barrenetxea Marañón / Noticias de Gipuzkoa, 7 de octubre de 2016 — Aunque no nos podemos imaginar la realidad de la situación en Israel ni en los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania, incluso sin vivir allí nos podemos hacer una idea exacta del grado de tensión y crueldad que se da. El gobierno de Netanyahu prosigue con su política de expandir los asentamientos ilegales hebreos por Palestina -declarado Estado observador en la ONU, en una declaración que es papel mojado- sabiendo que el foco de atención actual se halla en Siria e Irak. Y aplica una despiadada legislación que no ayuda, en ningún modo, a que las relaciones entre israelíes y palestinos puedan normalizarse.

De hecho, la denominada Intifada de los cuchillos, que se desarrolló el pasado año, durante el mes de octubre, trajo consigo un balance muy triste con el asesinato de 36 israelíes así como de tres extranjeros y 225 palestinos, ya fuera como responsables de tales ataques o en diferentes disturbios que se produjeron. El temor a que cualquier palestino pudiera atentar contra un ciudadano israelí -el perfil era, en general, de jóvenes palestinos que atacaban a militares en Jerusalén- derivó en el impulso de la Ley de Juventud, que permite encarcelar a todo sospechoso de terrorismo menor de 14 años. Según el Club de Presos de Jerusalén Este, organización de voluntarios que se encarga de ayudar a tales presos y a sus familias, hay 530 encarcelados, 110 menores, y de entre estos, diez no han cumplido todavía los 14 años. En total, hay 450 menores presos en distintas cárceles de Israel tras la aplicación de la mencionada ley.

Aunque Israel firmó, en 1991, la Convención sobre los derechos del Niño, en Cisjordania, en la práctica es como si no existiese, pues los militares se rigen, desde 1967, por la ley marcial. Además, este mismo verano se ha podido comprobar cuál es la postura de los sectores más intransigentes de la sociedad israelí cuando integrantes del gobierno mostraron su firme rechazo a que soldados voluntarios realizaran tareas en el centro colegio Bialik-Rogozin, donde se atendía a niños de familias refugiadas palestinas.

Tal reacción solo podía explicar que hay quien piensa que toda relación con el enemigo es ignominiosa. En vez de pensar en lo importante que es que los militares vean a los palestinos como personas y viceversa, los ultraconservadores desprecian toda relación.

Por supuesto, no se puede justificar la intifada, los atentados, el lanzamiento de misiles indiscriminados contra Israel, cualquier clase de violencia por parte de los palestinos… pero mucho menos que los israelíes desatiendan las leyes de la guerra, justifiquen de forma fría y brutal el encarcelamiento de menores y se inhumanicen de tal manera que asesinar a sangre fría a un palestino indefenso se vea como un acto de heroísmo. Los jóvenes palestinos detenidos, además, sufren un protocolo de malos tratos y presiones igual de duro que los adultos con el fin de que confiesen su delito (se les priva del sueño, de la comida, se les golpea y amenaza). En estos casos, pensemos en el efecto pernicioso que puede tener en su frágil naturaleza. Si quieren más radicales suicidas, Israel está logrando que muchos palestinos se endurezcan y acaben siendo fácilmente atrapados por las redes radicales. Se les roba su niñez y se les acaba convirtiendo en personas vengativas que odian a Israel por encima de todas las cosas, igual que también parece que hay israelíes que piensan lo mismo de los palestinos.

Desde el Club de Presos piden ayuda y colaboración a Unicef, pero las urgencias son tantas en los conflictos que actualmente asolan el planeta que nadie se preocupa del futuro de tales niños. Aunque la Corte Penal Internacional (CPI) está estudiando abrir un proceso por crímenes de guerra durante la campaña emprendida en Gaza en julio y agosto de 2014, por parte de Israel, en la que murieron 2.251 palestinos (551 menores) y 73 israelíes (6 civiles); lamentablemente, la lentitud de la justifica no permite poner freno ni coto a las actuaciones del Ejecutivo de Tel Aviv. Y la suma de agravios por parte de Israel contra la población palestina es ingente, impropia de una sociedad democrática, que debería mostrar vergüenza y bochorno. A ello se suma que la situación en Gaza y Cisjordania es preocupante porque las condiciones de vida allí son pésimas y todavía están tratando de recuperarse de los efectos de la citada operación militar, que destruyó miles de edificios públicos y privados.

Nadie justifica los atentados, pero sí es criticable la actitud general de Israel, que solo ve a los palestinos como un pueblo a expulsar y terrorista. La política de los conservadores es clara y obsesiva: configurar el Gran Israel, que supone integrar todos los territorios palestinos sin preocuparse de la suerte de sus habitantes. Y proceden de modo paulatino. Las acciones de Hamás o la Yihad Islámica, así como la corrupción y las tensiones en el seno de la Autoridad Palestina han venido muy bien al gobierno israelí para proseguir con sus políticas de colonización y expulsiones. Ante los atentados su reacción es mecánica: el contra-terror, las operaciones arbitrarias de castigo, las destrucciones de las infraestructuras y la economía palestina que depende de la magnanimidad del ocupante que la mantiene bajo mínimos, permitiendo un control de los territorios.

Pero, en todo caso, la ley que permite detener a menores de 14 años es un ataque a los derechos humanos básicos. Los niños, una vez más, son las primeras víctimas de este conflicto. Muchos israelíes no se dan cuenta de que la única manera de encarar la situación es tender puentes de entendimiento con los palestinos. Eso no implica debilidad sino coherencia.

El conflicto ha generado miles de víctimas, ha afectado a varias generaciones y el futuro solo puede traer un empeoramiento si los jóvenes palestinos no ven alternativas para ellos y sus hijos. La mayoría anhela la paz, como la mayoría de los israelíes. Pero los intransigentes de ambos bandos, para sus fines, prefieren la guerra.

Fuente: Tribuna abierta Israel y los derechos de los niños. Noticias de Gipuzkoa

Editado por dnp

Javier Villate

Read more posts by this author.

Subscribe to disenso noticias palestina

Get the latest posts delivered right to your inbox.

or subscribe via RSS with Feedly!
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.

Para suscribirte al BOLETÍN DIARIO de DISENSO NOTICIAS PALESTINA haz click aquí.