La traición de Abás a Palestina

Ramona Wadi / MEMO, 6 de octubre de 2016 — Pasando de un error peligroso a otro, el presidente palestino, Mahmud Abás, ha superado su nivel habitual de lo absurdo, se supone que habla y actúa a favor los derechos palestinos, mientras que capitula ante cada demanda israelí e internacional. Después de su participación en el funeral de Simón Peres, en lo que, según el Times de Israel, había sido una decisión personal, Abás procedió a dar un discurso en Belén en el que “la ocupación” se discutió de manera indiferente y, como de costumbre, despojado de la realidad de la colonización.

De acuerdo con un alto funcionario palestino no identificado, la asistencia de Abás en el funeral fue una prueba de que “no hay un socio palestino que busca la paz, y Abás se toma en serio la búsqueda de ella”. Gritos de “traidor” se han escuchado;aparte de la brutalidad histórica asociada a Peres durante muchas décadas, la asistencia de Abás muestra enorme indiferencia en referencia a la memoria palestina.

Mientras tanto, en su discurso en Belén durante la convención temática “Un retorno a las raíces”, Abás declaró: “No nos hacemos ilusiones de que la ocupación termine mañana. Sin embargo, pueden hacer lo que quieran, construir asentamientos lo que quieran;vamos a construir nuestra tierra y establecer nuestro futuro estado, con Jerusalén como su capital”.

El olvido de sus propias acciones con la ANP (Autoridad Nacional Palestina) es claro en este punto. Aparte del hecho de que el territorio palestino continúa disminuyendo debido  a la expansión colonial de asentamientos israelíes, Abás ha olvidado  la disposición vergonzosa exhibida de nuevo en 2010 por Saeb Erekat al renunciar a Jerusalén. Por lo menos debería ser obvio que, bajo el régimen de la ANP, el concepto de un estado palestino no llega ni a un nivel hipotético. La existencia de Palestina ha llegado a una situación precaria, donde el territorio está fragmentado y la memoria tiene que hacerse un hueco propio, alejado de la dinámica destructiva de la ANP, cuyas acciones retratan claramente la intención de olvidar como una prioridad, lo que sincroniza a Abás con la comunidad internacional y su inclinación por el simbolismo inútil.

En efecto, el reconocimiento de sus absurdas retóricas llevó a Abás a justificar los supuestos esfuerzos en nombre de la ANP para construir el “Estado palestino independiente y viable”, cliché  para convertirse en un miembro pleno de la ONU, como si una simple actualización pudiera cambiar las ramificaciones de colonialismo israelí en Palestina. No olvidemos que incluso la propia institución internacional se refiere a Israel como un estado en lugar de una estructura colonial.

Mientras Abás fluctúa entre Israel y los estados pueriles, la pérdida se vuelve aun más tangible que un estado palestino. Es casi como si la cabeza de la ANP no tuviera ninguna visión más allá de la autoridad, de su estructura y propósito. Los palestinos se degradan en su no-existencia. Lo que comenzó como una invención sionista en los primeros años de la colonización, ahora se está incorporando a la política de Abás. Sin embargo, el monopolio de la ANP en la representación palestina sigue siendo imprescindible para la comunidad internacional. Dada la disonancia entre la aniquilación y la lucha palestina, está claro que la diplomacia está obstruyendo la lucha anticolonial y de liberación. Al hablar de un país libre, mientras que consentir a cada exigencia israelí e internacional, Abás no sólo ha traicionado a Palestina, sino también predeterminado, el destino de toda una población en contra de su voluntad, lo que hace que la resistencia colectiva y una opción necesaria.

Fuente: La traición de Abás a Palestina – Monitor De Oriente

Editado por dnp

Javier Villate

Read more posts by this author.

Subscribe to disenso noticias palestina

Get the latest posts delivered right to your inbox.

or subscribe via RSS with Feedly!
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.

Para suscribirte al BOLETÍN DIARIO de DISENSO NOTICIAS PALESTINA haz click aquí.