Ni cobertura ni rendición de cuentas: La muerte de niños palestinos continúa

La inexistencia de cobertura mediática ni de rendición de cuentas significa que el asesinato y la mutilación de los palestinos -incluyendo numerosos niños- simplemente, continuará.
Soldados israelíes disparan contra manifestantes palestinos que protestan contra el asentamiento ilegal en Al-Jalzoo.

Ben White / MEMO, 6 de octubre de 2016 — El viernes 9 de Septiembre, docenas de palestinos se manifestaron cerca de la valla que delimita la frontera de la Franja de Gaza en las inmediaciones del campo de refugiados de Al-Bureij, protestando contra la ocupación israelí y sus crímenes.

Así es como la Agencia Reuters explicaba lo sucedido: “Un palestino de 18 años de edad fue asesinado durante una protesta con lanzamiento de piedras cerca de la frontera entre Gaza e Israel el viernes; un funcionario sanitario palestino dijo que los soldados israelíes dispararon al joven, mientras el ejército israelí niega cualquier responsabilidad en lo sucedido”.

En ese momento, el ministro de Sanidad gazatí dijo que Abdel Rahman Al-Dabbagh (que tenía 15 años) fue asesinado “por el impacto de una bala israelí en su cabeza”. Los militares israelíes, en cambio, aseguraron que sus fuerzas sólo utilizaron “gases lacrimógenos” para dispersar a las “docenas de alborotadores”.

El comunicado del ejército añadía: “Según nuestra revisión preliminar de los hechos, las Fuerzas de Defensa de Israel no llevaron a cabo el disparo”.

Abdel-Rahman al-Dabbagh (Foto: B’Tselem)

Así que, ¿quién mató a Abdel Rahman Al-Dabbagh?, ¿cómo fue su muerte?. Al menos cuatro semanas han pasado ya desde la muerte del adolescente. Gracias al trabajo de los activistas pro Derechos Humanos palestinos, israelíes y de todo el mundo, se ha podido descubrir una versión más clara -y también más perturbadora- de cómo fue asesinado.

La siguiente versión está basada en la información publicada por Defensa de la Infancia Internacional-Palestina (DCIP), B´Tselem, Al-Haq y el Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR).

La manifestación de ese viernes a comenzó al principio de la tarde y se extendió durante varias horas. Ninguno de los participantes (entre 60 y 100 manifestantes) estaba armado. La protesta tuvo lugar al este del campo de refugiados de Al-Bureij, donde residía Abdel Rahman.

Durante esa tarde, los jóvenes palestinos arrojaban piedras y unas pocas bombas de gas israelíes caían sin explotar como en otras ocasiones. Los manifestantes, entre ellos Abdel-Rahman, también cortaron el alambre de espino que se encuentra a diez metros de la valla fronteriza y corrieron en retirada cuando los soldados israelíes les expulsaron.

Mientras tanto, los militares israelíes tomaban posiciones con sus jeeps militarizados o en las colinas adyacentes atacando a los jóvenes con bombas de gas, granadas aturdidoras, artefactos explosivos y fuego real.

Poco antes de que fuera disparado, a las 7 de la tarde, Abdel-Rahman le pidió a sus amigos que le echaran una foto. Él estaba a unos 15 o 20 metros de la valla. El chico posaba haciendo una “V” con sus dedos en señal de victoria cuando uno de los soldados se dirigió hacia él, se arrodilló y disparó un cartucho de bengalas incendiarias directamente contra él.

La bengala impactó y estalló, haciendo que Abdel Rahman cayera al suelo, y su cabeza comenzó a arder. Los soldados israelíes previnieron a sus amigos de que no se acercasen, haciendo varios disparos de advertencia.

Un asecuencia del vídeo muestra a Abdel-Rahman, de 15 años, tendido en el suelo con llamas y humo saliendo de su cabeza. (Foto: DCIP)

Abdel-Rahman fue golpeado en la cabeza por encima de su ojo izquierdo por una bengala. “Había sangre en sus manos y en su pecho, y saliendo de su ojo izquierdo. Había un gran agujero negro sobre su ojo”, describió un testigo presencial.

Después de que la bengala se apagase, Abdel Rahman fue llevado a un ambulancia, pero los enfermeros no pudieron reanimarle. Murió al poco de llegar al hospital.

El impacto de la bengala, disparada directamente  contra su cabeza a tan corta distancia, fracturó su cráneo produciéndole una hemorragia cerebral además de quemaduras externas. Una imagen de rayos X muestra cómo la bengala perforó y penetró en el cráneo de Abdel-Rahman a través de la cuenca de su ojo izquierdo.

La bengala en cuestión era una 40mm M583A1 White Star Parachute Illumination Cartridge, y fue disparada desde un fusil lanzagranadas. Está producida por la compañía con sede en Estados Unidos Chemring Ordnance, una franquicia de la empresa británica Chemring Group.

La bengala incendiaria que disparó el soldado contra Al-Dabbagh (Foto: Khaled al-‘Azayzeh, B’Tselem)

La bengala, que pesaba 220 gramos, está diseñada para iluminar un área de 200 metros de diámetro o para señalizar un objetivo militar en el suelo y dejarlo ardiendo durante unos 40 segundos. Decididamente, no está diseñada para ser empleada en situaciones de contención de multitudes.

Las fuerzas israelíes han empleado una violencia desproporcionada en repetidas ocasiones en la Franja de Gaza durante el pasado año; una semana después del asesinato de Abdel-Rahman, los soldados dispararon munición real contra un joven palestino de 17 años, causándole heridas que le han dejado sin poder volver a andar.

Más de veinte palestinos han sido asesinados en esta frontera con Gaza en distintas protestas desde el 1 de Octubre de 2015, no habiendo ningún tipo de investigación israelí al respecto. De acuerdo con el funcionario de la organización en defensa de la infancia DCIP Ayed Eqtaish, las fuerzas israelíes “usan rutinariamente armas no-letales y proyectiles de forma irregular, disparando directamente contra niños palestinos, matándolos e hiriéndolos con absoluta impunidad”.

El impactante asesinato de Abdel-Rahman pone de relieve la falta de cobertura de los medios de comunicación occidentales cuando se trata de las víctimas palestinas de la violencia israelí, así como la ausencia de rendición de cuentas por las graves violaciones de los derechos humanos y la legalidad internacional hechas por el ejército israelí y sus líderes políticos.

La inexistencia de cobertura mediática ni de rendición de cuentas significa que el asesinato y la mutilación de los palestinos -incluyendo numerosos niños- simplemente, continuará.

Fuente: Ni cobertura ni rendición de cuentas: la muerte de niños palestinos continúa – Monitor De Oriente

Editado por dnp

Javier Villate

Read more posts by this author.

Subscribe to disenso noticias palestina

Get the latest posts delivered right to your inbox.

or subscribe via RSS with Feedly!
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.

Para suscribirte al BOLETÍN DIARIO de DISENSO NOTICIAS PALESTINA haz click aquí.