Peres: el Nobel de la Paz que estaba muy lejos de ser pacífico

El mundo lo vio como un diplomático amable que llamó a la paz y habló de la importancia de las generaciones futuras en sus discursos, con el uso de frases tales como “el futuro de nuestros y sus hijos”. Bueno, Shimon Peres se ausentó sin permiso y todos pudimos ver lo que pasó con el proyecto político de “paz”, que reforzó el predominio de la ocupación israelí sobre la tierra y destruyó las posibilidades de que los palestinos tengan un futuro brillante, o incluso un estado viable

Hossam Shaker / MEMO, 30 de septiembre de 2016 — El mundo lo vio como un diplomático amable que llamó a la paz y habló de la importancia de las generaciones futuras en sus discursos, con el uso de frases tales como “el futuro de nuestros y sus hijos”. Bueno, Shimon Peres se ausentó sin permiso y todos pudimos ver lo que pasó con el proyecto político de “paz”, que reforzó el predominio de la ocupación israelí sobre la tierra y destruyó las posibilidades de que los palestinos tengan un futuro brillante, o incluso un estado viable.

La verdad es que la ocupación de Israel no se podría haber hecho sin un político como Peres, que subió por la escalera a una función civil que está generalmente reservada para los generales retirados que ocupan puestos de liderazgo. Se vio obligado, en el otoño de su vida, a tomar una ventaja en la diplomacia israelí, incluso cuando un hombre vengativo, racista y arrogante –Avigdor Lieberman– era el canciller.

Peres estaba interesado en ser visto en los pasillos del poder bajo la apariencia de un constructor de paz y parecía ser un visionario político que habló sobre el futuro por el camino de un soñador. Hablaba sin descanso sobre la cultura del perdón y quería que su nombre se asociase con la paz por medio de varios actos, entre ellos un centro del mismo nombre dedicado a la paz.

Sin embargo, la realidad habla otro idioma. Simón Peres fue siempre un ejemplo de esos funcionarios israelíes que ignoran a lo largo de sus décadas en posiciones prominentes los derechos del pueblo palestino, el derecho humanitario y las resoluciones internacionales de la ONU. Hizo caso omiso por completo a los Convenios de Ginebra y de forma continua y repetida los violó a costa de vidas inocentes y derechos humanos.

Peres fue presidente de Israel –jefe de Estado– durante las sucesivas ofensivas militares contra la población palestina, como la denominada Operación Plomo Fundido (2008-2009) contra la población civil de Gaza. Él nunca rehuyó las atrocidades cometidas por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). De hecho, a menudo les publicitó, incluso en el Foro Económico Mundial de Davos. Dio su respaldo a los ataques atroces contra la población civil, y siempre trató de justificarlas. En esto, jugó un papel en la máquina de propaganda de Israel; no encontrarás un solo ejemplo de él siendo crítico con las violaciones cometidos por las FDI.

Como primer ministro, Peres ordenó la invasión de Líbano en la primavera de 1996, que era conocida como Operación Uvas de la Ira, durante la cual las tropas israelíes bombardearon una base de la ONU en la que se refugiaban los refugiados. La masacre sangrienta mató a 106 civiles y fuerzas de paz de la ONU de Fiji, e hirió a muchos más. Peres se mantuvo como primer ministro, incluso después de la matanza de la que era responsable en última instancia.Esto establece un precedente para él para actuar con impunidad, como fue el caso de sus predecesores y sucesores. La misma base fue atacada por Israel una década más tarde.

Dos años antes de la matanza de Qana, Peres fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, ¿pero por qué exactamente? Por su papel en la consecución de los Acuerdos de Oslo con una dirección palestina debilitada y exhausta. El acuerdo promovía consignas de paz y seguridad, pero carecía de términos importantes como los derechos humanos, la equidad y la justicia para el pueblo palestino. No hay necesidad de que explique, en la actualidad, lo que Israel entiende por paz en este acuerdo, ya que la realidad sobre el terreno es suficiente para explicar lo que finalmente resultó de la aplicación del acuerdo. La ocupación se ha afianzado aún más, con la expansión de los asentamientos en virtud de un gobierno al estilo Apartheid. Los palestinos, por su parte, cayeron en la trampa y quedaron atrapados; Israel los refrena con las cláusulas abusivas de Oslo.

Peres fue aclamado como un visionario con su visión del “Nuevo Oriente Medio”, que fue el título de su libro de 1995. La idea alrededor de la cual giraba su teoría era que la volátil región debe permitir que Israel actúe como el cerebro inteligente, con los demás siguiendo sus instrucciones. Esto es básicamente lo que se puede concluir dadas las connotaciones de superioridad coherentes con la lógica sobre la que se fundó el Estado de Israel.

Después de eso, Peres se mantuvo como un socio implícito de los gobiernos de extrema derecha israelíes, compuestos de los ministros que adoptaron políticas y posiciones neo-fascistas. El “patrón de la paz” no se opone a la expansión de los asentamientos ilegales israelíes en Jerusalén Este y Cisjordania, a pesar de la condena internacional, incluida la del “Cuarteto” -la ONU, la UE, Estados Unidos y la Federación Rusa-.

Del mismo modo, Peres se encuentra en connivencia con la construcción del Muro de Apartheid construido por Israel en tierra palestina, en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este, a pesar de la opinión consultiva de 2004 de la Corte Internacional de Justicia de La Haya y la resolución de la Asamblea General de la ONU (2005) contra la construcción de la estructura. Peres también jugó un papel importante en el asedio asfixiante, el castigo colectivo y el cierre impuesto a los palestinos en la Franja de Gaza, a pesar de que esto conllevase graves violaciones del derecho internacional y de de los derechos humanos, la Carta de la ONU y la lógica de la paz misma.Todo esto es sólo la punta del iceberg de su apoyo a la limpieza étnica de Palestina a lo largo de su larga carrera política.

Dentro de Israel no hizo ninguna objeción que se sabe que la serie de leyes racistas introducidas por el gobierno israelí o aprobadas por el Knesset (parlamento) desde el año 2009. Tampoco se opone a las medidas de restricción de las organizaciones independientes de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil amordazada que se oponen apolíticas de ocupación y registro de documentos y violaciones del gobierno de Israel.

A pesar de todo esto, Peres será honrado después de su muerte y será glorificado como patrono de la paz. Sin embargo, antes de creer lo que ve, oye o lee sobre él en la corriente principal, ¿por qué no pedir opinión a los palestinos de lo que piensan de él, o al pueblo del Líbano? Él pudo haber sido galardonado con el Premio Nobel de la Paz, pero Simón Peres estaba lejos de ser pacífico.

Fuente: Peres: el Nobel de la Paz que estaba muy lejos de ser pacífico – Monitor De Oriente

Editado por dnp

Javier Villate

Read more posts by this author.

Subscribe to disenso noticias palestina

Get the latest posts delivered right to your inbox.

or subscribe via RSS with Feedly!
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.

Para suscribirte al BOLETÍN DIARIO de DISENSO NOTICIAS PALESTINA haz click aquí.