Simón Peres desde la perspectiva de sus víctimas

Una multitud rodea unos ataúdes cubiertos con banderas libanesas durante un funeral masivo en la ciudad libanesa de Tiro, el 30 de abril de 1996. Las víctimas murieron en un ataque de la artillería israelí contra una base de la ONU en Qana, en el sur del Líbano, el 18 de abril, como parte de una operación ordenada por el entonces primer ministro de Israel, Simón Peres. (Foto: Ahmed Azakir / AP)

Ilan Pappé / The Electronic Intifada, 28 de septiembre de 2016 — Ya han aparecido las necrológicas de Simón Peres, sin duda preparadas con antelación, cuando se supo que había sido hospitalizado.

El veredicto sobre su vida es muy claro y fue expresado por el presidente de EEUU Barack Obama: Peres fue un hombre que cambió el curso de la historia gracias a su incansable búsqueda de la paz en Oriente Medio.

Mi conjetura es que serán muy pocas las necrológicas que examinarán la vida y las actividades de Peres desde la perspectiva de las víctimas del sionismo y de Israel.

Peres ocupó muchos puestos en la política que tuvieron un gran impacto en los palestinos, dondequiera que se encontraran. Fue director general del ministerio de defensa israelí, ministro de defensa, ministro para el desarrollo de Galilea y el Neguev (Naqab), primer ministro y presidente.

En todas esas funciones, las decisiones que tomó y las políticas que promovió contribuyeron a la destrucción del pueblo palestino y no hizo nada en favor de la paz y la reconciliación entre palestinos e israelíes.

Nacido Szymon Perski en 1923, en una ciudad que formaba parte entonces de Polonia, Peres emigró a Palestina en 1934. Durante su adolescencia en una escuela agrícola, se involucró activamente en política en el seno del movimiento laborista sionista, que dirigió el sionismo y posteriormente el recién nacido estado de Israel.

Como figura destacada entre los cuadros jóvenes del movimiento, Peres llamó la atención de los altos mandos de la fuerza paramilitar judía Haganá, que combatía contra el dominio británico.

Bomba nuclear

En 1947, Peres fue reclutado para la organización y enviado al extranjero por David Ben Gurión, con el fin de comprar las armas que posteriormente se utilizaron en la Nakba de 1948, la limpieza étnica de los palestinos, y contra los contingentes árabes que entraron en Palestina ese año.

Después de unos años en el extranjero, principalmente en EEUU, donde estuvo ocupado comprando armas y construyendo la infraestructura de la industria militar israelí, regresó para convertirse en director general del ministerio de defensa.

Peres trabajó activamente en la formación de la alianza de Israel con Reino Unido y Francia para invadir Egipto en 1956, por lo que Tel Aviv fue recompensado por Francia con una ayuda decisiva para fabricar armas nucleares.

De hecho, fue el propio Peres quien supervisó en gran parte el programa clandestino de armas nucleares de Israel.

No menos importante fue el celo que Peres mostró bajo la batuta y la inspiración de Ben Gurión para judaizar Galilea. A pesar de la limpieza étnica de 1948, esa parte del estado de Israel seguía siendo todavía un mundo rural palestino.

Peres estuvo detrás de la idea de confiscar tierras palestinas para construir ciudades exclusivamente judías como Karmiel y el Alto Nazaret, así como estacionar el ejército en el área e interrumpir, de esta forma, la contigüidad territorial entre los pueblos y ciudades palestinos.

Este conjunto de medidas condujo a la desaparición de los pueblos palestinos tradicionales y la transformación de los agricultores en una clase obrera urbana subempleada y empobrecida. Esta triste realidad sigue estando hoy entre nosotros.

Campeón de los colonos

Peres desapareció por un tiempo de la escena política cuando su protector Ben Gurión, el primer primer ministro que tuvo Israel, fue apartado en 1963 por una nueva generación de dirigentes.

Volvió a la política después de la guerra de 1967 y fue nombrado ministro responsable de los territorios ocupados. En este papel, legitimó, muy a menudo de forma retroactiva, los asentamientos judíos en Cisjordania y la Franja de Gaza.

Como sabemos hoy, cuando el partido Likud llegó al poder en 1977, el renovado impulso que recibió la expansión de los asentamientos, en particular en Cisjordania, convirtió a la “solución de dos estados” en una opción utópica.

En 1974, la carrera política de Peres se vinculó íntimamente con la de su némesis Isaac Rabin. Los dos políticos, que no se soportaban mutuamente, tuvieron que trabajar juntos por su supervivencia política.

Sin embargo, compartieron la misma estrategia sionista hacia los palestinos, la perspectiva de la expansión colonizadora, buscando apropiarse de tanta tierra palestina como fuera posible y con la menor cantidad posible de palestinos en ella.

También trabajaron juntos en la brutal represión del levantamiento palestino iniciado en 1987.

El primer papel de Peres en esta difícil asociación con Rabin fue el de ministro de defensa en el gobierno de 1974 presidido por aquel. La primera auténtica crisis con que se enfrentó Peres fue una importante expansión del movimiento de colonos mesiánicos en torno al asentamiento de Gush Emunim para extenderse por tierras de la ciudad de Naplusa.

Rabin se opuso a los nuevos asentamientos, pero Peres permaneció junto a los colonos y aquellos asentamientos que ahora estrangulan Naplusa se han desarrollado gracias a sus esfuerzos.

En 1976, Peres dirigió la política del gobierno sobre los territorios ocupados, convencido de que se llegaría a un acuerdo con Amán por el cual Cisjordania quedaría bajo jurisdicción jordana, pero bajo el control efectivo de Israel.

Organizó las primeras elecciones municipales en Cisjordania, pero se encontró, con gran sorpresa y desmayo, que fueron elegidos los candidatos identificados con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), y no los leales a la monarquía hachemita de Jordania.

Pero Peres se mantuvo fiel a lo que denominaba la “opción jordana” cuando ejerció como líder de la oposición después de 1977 y cuando volvió al gobierno, en coalición con el Likud, en 1984-1988. Presionó para negociar esa “opción jordana” hasta que el rey Husein decidió renunciar a toda relación política de Jordania con Cisjordania en 1988.

El rostro internacional de Israel

La década de los 90 conoció un Peres más maduro y coherente. Fue el rostro internacional de Israel, tanto en el gobierno como fuera de él. Desempeñó este papel incluso después de que el Likud se convirtiera en la principal fuerza política.

En el gobierno de Rabin en los primeros años 90, como primer ministro después de que Rabin fuera asesinado en 1995 y luego como ministro en el gobierno de Ehud Barak entre 1999 y 2001, Peres favoreció un nuevo concepto de “paz”.

En lugar de compartir gobierno con Jordania y Egipto en Cisjordania y la Franja de Gaza, respectivamente, propuso hacerlo con la OLP. La idea fue aceptada por el líder de la organización palestina, Yasir Arafat, que esperaba lograr la liberación de Palestina a partir de esa base.

Consagrado en los Acuerdos de Oslo de 1993, este nuevo concepto de paz fue apoyado entusiásticamente por los aliados internacionales de Israel.

Peres fue el principal embajador de esta farsa de proceso de paz, que proporcionó a Israel un paraguas internacional para desarrollar hechos consumados que habrían de crear un régimen de apartheid con pequeños bantustanes palestinos diseminados por todo el territorio.

El hecho de que ganara el Premio Nobel de la Paz por un proceso que favorecía la destrucción de Palestina y de su pueblo no es más que otra demostración más de la incomprensión, la hipocresía y la apatía de la comunidad internacional hacia el sufrimiento palestino.

Tenemos la suerte de vivir en una época en que la sociedad civil internacional está denunciando esta farsa y ofreciendo, a través del movimiento de boicot, desinversiones y sanciones (BDS) y del creciente apoyo a la solución de un único estado, una ruta más prometedora y auténtica hacia la paz.

Qana

Como primer ministro, Peres hizo una “contribución” adicional a la historia del sufrimiento palestino y libanés.

En respuesta a las interminables escaramuzas entre Hizbolá y el ejército israelí en el sur del Líbano, donde Hizbolá y otros grupos luchaban contra la ocupación israelí —que comenzó en 1982 y terminó con su expulsión en 2000—, Peres ordenó el bombardeo de toda la zona en abril de 1996.

En el curso de la denominada ‘Operación Uvas de la Ira’, los bombardeos israelíes mataron a más de cien personas —civiles que huían de los bombardeos y miembros de la fuerza pacificadora de la ONU— cerca del pueblo de Qana.

Una investigación de la ONU encontró que la explicación israelí, según la cual los bombardeos habían sido un error, era “poco probable”. No obstante, la masacre no afectó en lo más mínimo a la reputación internacional de Peres como “hombre de paz”.

En este siglo, Peres ha sido más una figura simbólica que un político activo. Fundó el Centro Peres para la Paz, construido en tierras confiscadas de Yafa, propiedad de refugiados palestinos, que sigue vendiendo la idea de un “estado” palestino con muy poco territorio, sin independencia real y sin soberanía como la mejor solución posible.

Eso no va a funcionar, pero si el mundo sigue comprometido con este legado de Peres, no habrá final para el sufrimiento de los palestinos.

Simón Peres simboliza el embellecimiento del sionismo, pero los hechos ponen al descubierto su papel en la producción de tanto sufrimiento y tanto conflicto. Al menos, el conocimiento de la verdad nos ayudará a entender cómo debemos avanzar y luchar contra tanta injusticia que Peres ayudó a crear.

__________

Ilan Pappé es profesor de historia y director del Centro Europeo de Estudios Palestinos en la Universidad de Exeter, así como autor de numerosos libros.

Fuente: Shimon Peres from the perspective of his victims | The Electronic Intifada

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)

Javier Villate

Read more posts by this author.

Subscribe to disenso noticias palestina

Get the latest posts delivered right to your inbox.

or subscribe via RSS with Feedly!
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.

Para suscribirte al BOLETÍN DIARIO de DISENSO NOTICIAS PALESTINA haz click aquí.