Simón Peres o la historia de Israel

El discípulo de Ben Gurión recibió el Nobel de la Paz como uno de los artífices de las negociaciones con los palestinos
Ave Fénix de la política israelí, pasó de impulsar las colonias en territorio ocupado a liderar el diálogo con el mundo árabe
Peres firma los acuerdos de Oslo, observador, de izquierda a derecha, por Isaac Rabin, Bill Clinton y Yasir Arafat, el 13 de septiembre de 1993.

Ana Alba / El Periódico, 28 de septiembre de 2016Simón Peres era el último de los padres fundadores de Israel que seguía vivo. Con su muerte, la madrugada de este miércoles a los 93 años, todas las figuras políticas de la generación que convirtió en realidad el sueño sionista han desaparecido.

Tenía en su haber varios récords: fue el presidente más anciano del país, la primera persona que ocupó los cargos de jefe del Gobierno y del Estado y ejerció dos veces de primer ministro sin haber ganado ningunas elecciones.

La historia de Peres es la de Israel. Casi todos los momentos históricos y políticos importantes del país tienen alguna relación directa o indirecta con él. Tenía admiradores y detractores, pero acabó gozando de un respeto general, a pesar de que los israelíes bromeaban con que era “el eterno perdedor”.

El rostro israelí más famoso, junto a Benjamín Netanyahu y la modelo Bar Refaeli, nació el 2 de agosto de 1923 en Wieszniev, Polonia (ahora Vishneva, Bielorrusia), con el nombre de Szymon Perski.

Su padre, Isaac, era un pudiente comerciante de madera y su madre, Sara, bibliotecaria. Peres contaba que gracias a ella se aficionó a la lectura y que lo educó uno de sus abuelos, el rabino Zvi Meltzer, a quien los nazis quemaron vivo durante la Segunda Guerra Mundial.

Peres, sus padres y su hermano, se salvaron porque años antes emigraron a la Palestina bajo Mandato Británico. Él tenía once años, hablaba hebreo, yiddish, ruso y polaco. De mayor, aprendió inglés y francés.

Pariente de Lauren Bacall

La familia se instaló en 1934 en Tel Aviv, donde estudió comercio y agricultura. Luego él se trasladó al kibutz Geva, donde entró en la Haganá -formación paramilitar embrión del Ejército israelí-. Pariente de la actriz Lauren Bacall (Betty Joan Persky), Peres fundó el kibutz Alumot, donde trabajó como agricultor y pastor entre 1944 y 1947. En 1945 se casó con la ucraniana Sonya Gelman, con quien tuvo tres hijos. Ella murió en el 2011.

Los inicios de Peres en política se remontan a 1943, cuando lo eligieron secretario nacional del movimiento juvenil laborista-sionista como miembro del Mapai, formación de centro-izquierda dominante hasta 1968.

En 1946, el líder del Mapai y posterior fundador de Israel, David Ben-Gurión, lo incluyó en el secretariado del partido. Fue el mentor político del joven Simón, que se identificaba ideológicamente con él. Era anti-comunista y anti-stalinista, decía que sus ideólogos venían de la Biblia y se inclinaba por “dividir la tierra de Israel y dar una parte” a los palestinos.

Durante la guerra entre Israel y una coalición de países árabes, tras crearse el Estado en 1948, Peres fue jefe de la marina y compró armas en el exterior. Después, Ben-Gurión lo designó director de la delegación de Defensa en EEUU, donde estudió economía y filosofía.

Impulsor del programa nuclear

A su regreso a Israel, con 29 años, pasó a dirigir el ministerio de Defensa a incrementó la producción de armas, impulsó el programa nuclear -creó la central de Dimona-, la industria aeroespacial y estableció alianzas militares con Estados como Francia y la Sudáfrica del apartheid. En 1956, jugó un papel central en la coordinación con Francia y Reino Unido en la guerra del Sinaí.

Peres inició su andadura como diputado en la Kneset (Parlamento israelí) en 1959. En 1965 dejó el Mapai junto a Ben-Gurión para fundar el Rafi y poco después, crear el Partido Laborista.

Ocupó la cartera de Información con Golda Meir como jefa de Gobierno, que sentía una profunda antipatía por Peres. Con la llegada a poder de Isaac Rabin en 1974, pasó a ser ministro de Defensa, posición que ocupó hasta 1977. Después de la derrota laborista en las elecciones de ese año, que puso fin a 30 años de hegemonía política del centro-izquierda, Peres fue elegido presidente del partido.

Propuso un Gobierno de Unidad Nacional y sirvió dos mandatos no consecutivos como primer ministro entre 1984 y 1986, según un acuerdo de rotación con el líder del Likud Isaac Shamir.

De halcón a paloma

Durante años, políticamente fue un halcón (no favorable a negociar la paz con los palestinos), gran impulsor de la construcción de colonias israelíes en territorio palestino ocupado en los 70 y 80, y contrario a dialogar con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). No obstante, a finales de los 80, empezó a hablar de la “necesidad de llegar a un compromiso territorial” en Gaza y Cisjordania.

Con el regreso al poder de los laboristas en 1992, fue ministro de Exteriores. En 1987 había iniciado negociaciones secretas con el rey Husein de Jordania. Poco después estalló la primera Intifada y se mostró a favor de dialogar con la OLP. Peres se convirtió en un “paloma”.

Él mismo, que se consideraba “un gran optimista”, inició y dirigió las negociaciones secretas con el líder palestino Yasir Arafat que llevaron a la firma de los Acuerdos de Oslo entre Israel y la OLP, en 1993. Estos pactos les valieron a Peres, Arafat y Rabin el premio Nobel de la Paz de 1994. Ese año, Israel firmó el Tratado de Paz con Jordania y Peres promovió las relaciones con otros países árabes.

Su segundo mandato como primer ministro llegó tras el asesinato de Rabin, en noviembre de 1995, a manos de un judío de extrema derecha. Eran muy cercanos, trabajaban codo con codo, pero mantenían una fuerte rivalidad.

“Soy un narcisista”

En 1996, año en que fundó el Centro Peres por la Paz, perdió las elecciones ante Benjamín Netanyahu. Pero era el ave fénix y lo nombraron ministro de Exteriores en el gobierno de unidad nacional de Ariel Sharon en el 2001, en plena segunda Intifada. En el 2005, este hombre incombustible abandonó el laborismo para unirse a Sharon en su nuevo partido, Kadima, y apoyarlo en la retirada unilateral de Gaza.

En el 2007, tras haber perdido un primer intento de ser presidente de Israel en el 2000, la Kneset lo escogió para este cargo que ejerció siete años. En este período dio la capa final de oro a la figura de hombre de Estado sabio y adalid de la paz que forjó a nivel internacional. Una imagen que borró su etapa de halcón, su sambenito de perdedor y las críticas de sus detractores, que lo tildaban de egoísta, vanidoso y de sordera política.

Peres, lleno de contradicciones, se resistió a retirarse de la escena pública. “Por qué tendría que hacerlo? Soy un narcisista”, contestó a un periodista.

Fuente: Simón Peres o la historia de Israel

Editado por dnp

Javier Villate

Read more posts by this author.

Subscribe to disenso noticias palestina

Get the latest posts delivered right to your inbox.

or subscribe via RSS with Feedly!
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.

Para suscribirte al BOLETÍN DIARIO de DISENSO NOTICIAS PALESTINA haz click aquí.