Un año de revueltas: ¿Quiénes son los palestinos asesinados por las fuerzas de Israel?

Aquí presentamos, pues, una pequeña muestra del coste humano de las políticas de apartheid de Israel, y algunas historias de los palestinos que perdieron su vida a lo largo del año pasado.
Una mujer palestina cubre su rostro apra participar en las manifestaciones de la intifada.

Ben White / MEMO, 3 de octubre de 2016 — Hace ya un año del inicio de la revuelta anti-colonial dirigida por los jóvenes palestinos, caracterizada por las protestas y ataques contra las fuerzas israelíes y los colonos en el Territorio Palestino Ocupado (TPO), acompañada de violencia brutal y medidas punitivas por parte de las autoridades israelíes.

La cronología no es muy precisa: hasta el 1 de Octubre de 2015, la violencia contra la ocupación ejercida por los palestinos se había venido manteniendo en ascenso gradual, con altibajos, durante varios años. Algunos llamaron al nuevo estallido “la Intifada de Jerusalén”. Otros la describieron como “menos que una intifada y más que un alzamiento popular”.

Según un artículo de Quds News Network  publicado esta semana, 246 palestinos han sido asesinados durante el año pasado, y más de 18.500 han resultado heridos. Otras fuentes sitúan la cifra de fallecidos en 230 (Ma´an News Agency) o en “más de 225” (Amnistía Internacional).

La mayoría de los palestinos fueron asesinados mientras llevaban a cabo ataques, o supuestos ataques. En el mes de Julio, por ejemplo, la Media Luna Roja palestina informó de que 139 de los entonces 218 muertos eran asaltantes o supuestos asaltantes (algo menos de dos tercios del total).

Sea lo que fuere, como hizo notar la agencia Associated Press a comienzos de este mes: “Los palestinos han acusado frecuentemente a Israel de usar una fuerza excesiva y desproporcionada contra los asaltantes, asegurando que en muchos casos estos supuestos asaltantes no eran tales”. Esta información esencial es, lamentablemente, raramente visible en la mayoría de las agencias de periodismo.

Ciertamente, numerosos palestinos, normalmente jóvenes, han llevado a cabo ataques a lo largo de este último año, siendo la inmensa mayoría de los mismos contra objetivos militares israelíes y colonos de los Territorios Ocupados. Algunos de estos asaltantes fueron ejecutados aunque no supusieran ninguna amenaza.

Pero las fuerzas israelíes, -incluyendo los episodios en los que los militares cambiaron su versión de los hechos varias veces- también han asesinado a palestinos falsamente etiquetados de atacantes, así como los palestinos han realizado disparos durante persecuciones de la policía israelí o en los contextos de represión de manifestaciones.

Debe hacerse notar que, incluso de acuerdo con las autoridades israelíes, el número de palestinos asesinados exclusivamente en el contexto de las protestas y persecuciones de la policía a lo largo del año pasado (71) es el doble del total de israelíes asesinados por palestinos en sus ataques (33, más dos extranjeros).

Los palestinos asesinados por las fuerzas armadas israelíes son raramente humanizados en Occidente. En los medios de comunicación, sus muertes merecen, como mucho, un par de párrafos que siempre incluyen la versión de los hechos del portavoz militar israelí, cuando no es ésta la única versión. Y ésta empieza a circular.

Aquí presentamos, pues, una pequeña muestra del coste humano de las políticas de apartheid de Israel, y algunas historias de los palestinos que perdieron su vida a lo largo del año pasado.

´Abd al-Rahman Obeidallah, 13 años. Asesinado el 5 de Octubre de 2015.

Obeidallah fue abatido a tiros por un soldado israelí en el campo de refugiados de Aida, al norte de Belén. Estaba de pie, observando los enfrentamientos entre los residentes y las fuerzas de ocupación a unos 70 metros de distancia, cuando fue alcanzado por una bala en el pecho. Obeidallah era uno de cinco hermanos, y su hermano Muhammad 17 años de edad lo describió como su “mejor amigo”. Según su madre, Dalal, el adolescente “soñaba con visitar” a una tía en Jerusalén, pero, agregó, “Israel nos priva de visitar Jerusalén”.  El ejército israelí posteriormente afirmó que la muerte de Obeidallah fue “intencional”. Una investigación criminal sobre el tiroteo ha sido abierta por la abogacía general militar israelí (MAG), pero un año después, no  hay indicios de cualquier conclusión.

Shadi Dawla, 24 años. Asesinada el 9 de Octubre de 2015.

Shadi murió cuando las fuerzas israelíes abrieron fuego contra manifestantes palestinos que lanzaban piedras contra torres de vigilancia del ejército a lo largo de la valla fronteriza al este de la ciudad de Gaza. Seis palestinos murieron ese día, y hubo 145 heridos, cuando los soldados israelíes abrieron fuego contra los manifestantes desarmados con munición real. Shadi trabajaba con su padre como electricista, y de acuerdo con su hermano pequeño, tenía la intención de casarse. “[Shadi] no era sólo mi hermano”, dijo, “era un buen amigo. Estábamos siempre juntos. Siempre que hablamos el uno al otro y nos preguntábamos unos a otros para darnos consejos”. Más de 20 palestinos, entre ellos un niño de 10 años, han sido asesinados por el ejército israelí en las protestas cerca de Gaza en el último año. No se ha abierto ninguna investigación para esclarecer sus muertes.

Nur Hassan, 26 años. Asesinada el 11 de Octubre de 2015.

Nur Hassan, embarazada de cinco meses en el momento de su muerte, falleció junto a su hija de tres años de edad, Rahaf, en un ataque aéreo israelí en su casa familiar en el barrio de Zeitun de la Franja de Gaza. La casa sufrió un impacto directo, y fue completamente destruida. El atentado, que tuvo lugar en medio de la noche mientras la familia dormía, fue descrito por los militares israelíes como un ataque dirigido a “centros de producción de armas”. La casa de Hassan se encuentra en una zona agrícola, rodeada de olivares y frutales, con los que la familia se ganaba la vida. En un vídeo que alcanzó gran difusión, el padre superviviente, Yahya, sostenía el cuerpo de Rahaf, diciendo repetidamente: “Despierta, hija mía”. El segundo hijo, de cinco años de edad, Muhammad, también sobrevivió al bombardeo. No ha habido ninguna investigación israelí al respecto.

Dania Ershied, 17 años. Asesinada el 25 de Octubre de 2015.

Ershied fue asesinada en un checkpoint delante de la mezquita Ibrahimi de Hebrón. Las autoridades israelíes alegarían que se trató de un intento de apuñalamiento por parte de una “terrorista”. Sin embargo, las declaraciones de testigos recogidas por grupos de derechos humanos contradicen esto. En un segundo control, agentes de policía de frontera comenzaron a gritarle que mostrara su cuchillo. Según Amnistía Internacional, “se efectuaron disparos de advertencia a sus pies, lo que provocó que diera un paso atrás y levantara sus manos al aire. Ella estaba gritando a la policía que no tenía un cuchillo y todavía tenía los brazos en alto cuando la policía abrió de nuevo el fuego, disparándola seis o siete veces”. Dania era alumna del instituto femenino Al-Rayyan de Hebrón, y murió con su uniforme escolar puesto. No hay abierta ninguna investigación sobre su muerte.

Ra´ed Jaradat, 22 años. Asesinado el 26 de Octubre de 2015.

Jaradat murió después de atacar a las fuerzas de ocupación israelíes en las afueras de la aldea cisjordana de Beit Einun, cerca de Hebrón. Apuñaló a un soldado antes de ser disparado varias veces, incluso después de que yaciera inmóvil en el suelo. Jaradat era estudiante de contabilidad en la Universidad Al-Quds, y procedía de Sair, otro pueblo de la zona de Hebrón. Después de la muerte de Dania Ershied (véase más arriba), Jaradat escribió en Facebook: “¡Imagínate que ella fuera tu hermana!” Su desconsolado padre dijo a los periodistas: “Vivimos así; mi hijo necesitaba nada, la única cosa que echan de menos estos jóvenes es la libertad”.

Tharwat al-Sharawi, 72 años. Asesinada el 6 de Noviembre de 2015.

Al-Sharawi fue asesinada a tiros por las fuerzas de ocupación israelíes mientras se acercaba a una gasolinera en Hebrón. El ejército israelí afirmó que esta madre de seis hijos había intentado un ataque mediante atropello. Sin embargo, un vídeo del incidente revela que el coche iba lo suficientemente lento para que los soldados se movieran con facilidad hacia fuera del camino -antes de que abrieran fuego pesado contra el vehículo, cuando entró en el vestíbulo de la gasolinera. El tiroteo de los soldados, que se prolongó hasta bien después de que ella hubiera superado el lugar donde se encontraban los soldados, también hirió a un empleado de la estación de servicio. El hijo de Al-Sharawi dijo que su madre estaba de camino a casa de su hermana para almorzar. Según Amnistía Internacional, el uso de esta violencia letal por parte de las fuerzas israelíes sería ilegal incluso si la abuela hubiera estado llevando a cabo un ataque. Sin embargo, a Abogacía Militar Israelí (MAG) de Israel decidió que no se abriera ninguna investigación criminal.

Abdullah Shalaldah, 28 años. Asesinado el 12 de Noviembre de 2015.

Abdullah Shalaldah fue asesinado en una habitación de hospital por las fuerzas de ocupación israelíes disfrazados de civiles palestinos (entre ellos uno que fingía ser una mujer embarazada en una silla de ruedas). Los soldados accedieron a su habitación en el tercer piso del hospital con la intención de detener al paciente Azzam Shalaldah. Nada más irrumpir en la habitación, dispararon tres veces contra el primo del paciente, Abdullah, en la cabeza y la parte superior de su cuerpo. El ejército israelí afirmó que él había atacado primero a los soldados, pero los testigos aseguran que se encontraba desarmado, y que fue abatido cuando salía del cuarto de baño donde había estado lavándose para rezar. Miles de personas asistieron al funeral de Shalaldah en Sair. No hay ninguna investigación militar israelí sobre su muerte.

Lafi Awad, 22 años. Asesinado el 13 de Noviembre de 2015.

Awad fue asesinado durante una manifestación en el Muro de separación en Budrus. Después de la oración del viernes, los residentes marcharon hacia el Muro, construido sobre tierras del pueblo, donde las fuerzas israelíes les esperaban. Después de unas horas de enfrentamientos, un pequeño grupo de jóvenes se acercó a la pared, donde los soldados les tendieron una emboscada. Awad fue agarrado y agredido, pero logró liberarse. Al ver que se escapaba, un soldado israelí le disparó por la espalda. Otros soldados israelíes impidieron que sus compañeros tomaran el camino más rápido al hospital. El ejército israelí afirmó que un “alborotador” trató de agarrar el arma de un soldado. Lafi era venía de una familia de ocho hermanos. En 2013, fue arrestado y detenido durante 17 meses por ayudar a destruir las cámaras de vigilancia en el Muro que tanto odiaba. No se ha abierto ninguna investigación criminal sobre su muerte.

Mohammed Abu Khalaf, 20 años. Asesinado el 19 de Febrero de 2016.

Abu Khalaf, de Kafr Aqab, un barrio de la Jerusalén oriental ocupada, fue asesinado a tiros por las fuerzas israelíes en las afueras de la puerta de Damasco, después de apuñalar y herir a dos agentes de la Policía de Fronteras. En imágenes de vídeo capturadas por un equipo de televisión de Al Jazeera que se encontraba en la escena en el momento, se ve cómo las fuerzas israelíes abrieron fuego contra Abu Khalaf, incluso cuando ya yacía inmóvil en el suelo. Las autoridades israelíes se adueñaron del cuerpo de Mohammad durante 200 días, que sólo fue devuelto a su familia para ser enterrado el 6 de septiembre de 2016. “Hoy en día, el dolor de la herida sin cicatrizar se renovó cuando recibimos su cuerpo y lo enterramos”, dijo su madre Rula a los periodistas. Las autoridades israelíes decidieron posteriormente que no se presentarán cargos contra los agentes implicados.

Anwar Al-Salaymeh, 22 años. Asesinado el 13 de Julio de 2016.

Al-Salaymeh fue asesinado a tiros por las fuerzas de ocupación israelíes mientras conducía con sus amigos en a-Ram, un pueblo de Cisjordania. El ejército israelí afirmó que los soldados abrieron fuego únicamente con el fin de frustrar un intento de atropello. Los pasajeros supervivientes, sin embargo, adujeron que se dirigían a una panadería y no eran conscientes de la presencia de las fuerzas israelíes en la zona, una versión de los hechos admitida por las pruebas reunidas por grupos de derechos humanos como el israelí B’Tselem. Al-Salaymeh, que se había casado tres meses antes de su muerte, había salido a comprar dulces para su esposa embarazada cuando lo mataron. Según su padre, Al-Salaymeh “realmente ayudó a mantener, porque dejó la escuela secundaria y se puso a trabajar”. No hay ninguna investigación en curso para aclarar su muerte.

Muhyee al-Din Tabakhi, 10 años. Asesinado el 19 de Julio de 2016.

Tabakhi fue golpeado por una de las llamadas “granadas esponja”, un arma israelí supuestamente “no letal”, disparada por agentes de policía fronteriza israelí en a-Ram, en la Jerusalén oriental ocupada. Murió poco después en el hospital. Los enfrentamientos entre los jóvenes locales y las fuerzas israelíes en la zona son comunes, debido a la cercanía del muro de segregación. Poco antes de que Tabakhi recibiera un disparo, algunos jóvenes estaban tirando piedras a un jeep de la policía fronteriza, lo que llevó a un oficial a salir del vehículo y perseguirles. El niño de 10 años de edad, recibió un disparo en el pecho a una distancia de unos 30 metros. Un adulto que fue en su ayuda también recibió un disparo en la mano. Un portavoz de la policía israelí se limitó a señalar que no había sido utilizado “fuego real”.

Muhammad Abu Hashhash, 19 años de edad. Asesinado el 16 de Agosto de 2016.

Abu Hashhash murió a manos de las fuerzas de ocupación israelíes durante una incursión brutal, de un día de duración del campo de refugiados de Al-Fawwar, cerca de Hebrón. Fue alcanzado en la espalda al salir del umbral de su casa, por un francotirador israelí oculto en una casa palestina a unos 30-40 metros de distancia. Los soldados israelíes habían hecho un pequeño agujero en la pared de la casa, a través del cual dispararon al adolescente. Abu Hashhash era un reconocido jugador de fútbol, en un campo de unos 9.500 residentes. Durante esa misma incursión, las fuerzas israelíes hirieron a otros 52 vecinos, incluso con munición real. En el momento de escribir esto, no hay noticias de ninguna investigación militar israelí sobre su muerte.

Fuente: Un año de revueltas: ¿Quiénes son los palestinos asesinados por las fuerzas de Israel? – Monitor De Oriente

Editado por dnp

Javier Villate

Read more posts by this author.

Subscribe to disenso noticias palestina

Get the latest posts delivered right to your inbox.

or subscribe via RSS with Feedly!
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.

Para suscribirte al BOLETÍN DIARIO de DISENSO NOTICIAS PALESTINA haz click aquí.