¿Está Israel aumentando la represión contra los activistas del BDS?

Un grupo operativo del gobierno se está enfocando en deportar a activistas que pertenecen al movimiento, y además prevenir que entren a Israel.
En los últimos meses, Israel ha intensificado las medidas para prevenir la entrada de activistas a Israel y a los territorios ocupados [Getty Images]

Alex Kane / Al Yazira / Palestinalibre.org, 12 de octubre de 2016 — Ramah Kudaimi esperaba ser interrogada en el cruce de la frontera de Jordania con Israel en Julio de este año. Ella usa el hijab (velo musulmán) y sus padres nacieron en Siria; ambos factores que llamarían la atención de las autoridades israelíes.

Kudaimi tenía la intención de entrar a Cisjordania ocupada para unirse a una delegación interreligiosa de personas de color y de personas indígenas que desean ver cómo es la vida en Palestina.

En cambio, Kudaimi fue interrogada por dos horas por las autoridades israelíes en una oficina del lado israelí del cruce Allenby Bridge, el cual conecta Cisjordania con Jordania. Indicó a Al Yazira que fue acusada de mentir, de ser terrorista y de querer bombardear Israel.

Los guardias israelíes navegaron por internet buscando información sobre Kudaimi y descubrieron que trabajaba para la Campaña Americana para Poner Fin a la Ocupación Israelí (http://www.endtheoccupation.org/). Según Kudaimi, un interrogador quería saber los detalles de quién dentro de los territorios ocupados trabajaba con la organización.

Eventualmente, las autoridades de la frontera le dijeron que le negaban la entrada a Israel, las cuales controlan todos los puntos de entrada a los territorios palestinos ocupados. A otros cuatro miembros de la delegación, que tenían nombres musulmanes o eran percibidos como musulmanes, también se les negó la entrada y fueron deportados desde el aeropuerto Ben Gurión en Tel Aviv, señaló Kudaimi.

“Los musulmanes fueron rechazados”, declaró Kudaimi. “Israel quiere hacerlo más difícil para que la gente entre y sea testigo de lo que está sucediendo y se conecte con la gente.”

Kudami dijo que fue víctima de la represión israelí hacia extranjeros que apoyan los derechos palestinos y el Movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) el cual llama a boicotear productos israelíes, desinvertir en las empresas que hacen negocios con Israel y hacer sanciones de gobierno hacia el Estado de Israel por sus violaciones a los derechos humanos.

A cientos de americanos se les ha negado la entrada a Israel, según el Comité Anti-Discriminación Árabe-Americano, a pesar de que no todos ellos son activistas. La organización Euro-Mediterranean Human Rights Monitor explicó a Al Yazira que las deportaciones de Israel contra los trabajadores de apoyo que intentan llegar a los territorios ocupados ha aumentado este año.

En 2015, solo el 1 por ciento de los 384 “incidentes” (encuentros con las autoridades israelíes o palestinas que incluye inspecciones, retrasos o deportaciones) resultaron ser trabajadores humanitarios siendo deportados por Israel, según el análisis que hizo el grupo con los datos compilados por la unidad de coordinación de acceso de la Oficina de Naciones Unidas del Coordinador de Residencia y Asuntos Humanitarios.

Pero en 2016, más del 9 por ciento de los “incidentes”, incluyendo sólo trabajadores de cooperación humanitaria y no activistas, terminaron en deportaciones por parte de Israel.

En los meses recientes, Israel ha alzado las medidas para prevenir que activistas entren a Israel y los territorios ocupados. El 7 de Agosto, el Ministro del Interior, Aryeh Deri, y el Ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, anunciaron la creación de un comité para prevenir que activistas del BDS puedan entrar al país, y para deportar los que ya están dentro de Israel o Palestina.

En una publicación de Facebook ese mismo día, Erdan también hizo un llamado a los israelíes que tengan información sobre activistas del boicot dentro del país a que “nos informen de ello” para poder deportarlos.

En una declaración, Erdan dijo que la creación del comité contra los defensores del BDS fue “un paso necesario, dadas las intenciones malignas de aquellos activistas deslegitimadores que trabajan para divulgar mentiras y distorsiones sobre la realidad de nuestra región.”

Los oficiales israelíes han catalogado este movimiento liderado por Palestinos como “anti-semítico.” En una conferencia del Jewish National Fund realizada en Nueva York este mes, la Ministra de Justicia israelí, Ayelet Shaked, dijo que el movimiento BDS es el “nuevo rostro del terrorismo.”

El gobierno israelí no dio ninguna respuesta a las reiteradas preguntas de Al Yazira sobre este comité y el plan de deportar a los activistas del BDS.

Los defensores del BDS criticaron el anuncio publicado en Agosto que tiene por objetivo deportar y negar la entrada a los activistas del BDS.

“Deportar a los activistas del BDS para silenciarlos y socavar su determinado apoyo a los derechos humanos palestinos no sólo es anti democrático; sino que es además otro caso donde a Israel le sale un tiro por la culata.” Dijo en una declaración Abdulrahman Abunahel, vocero del Comité Nacional del BDS Palestino.

“Si esto fuese a producir algún efecto, entonces creemos que tales actos de represión aumentarán el apoyo para boicotear a Israel devuelta en los países de origen de estos activistas.”

Además de los activistas extranjeros, los oficiales israelíes han atacado a Omar Barguti, uno de los fundadores del movimiento BDS. En abril, el gobierno israelí se negó a renovar el documento de viaje de Barguti para que se viera forzado a abandonar el país bajo la premisa de que “el lugar de vida” de Barguti no era en Israel, un cargo que el mismo Barguti disputa. Barguti es un residente permanente de Israel, por lo tanto necesita un permiso oficial para viajar.

Deri, el Ministro de Interior, ha dicho anteriormente que estaba pensando revocar el estatuto de residencia de Barguti. En julio, el gobierno de Israel congeló temporalmente su prohibición de viajar por dos meses. Pero esta suspensión se venció en septiembre, colocando a Barguti nuevamente bajo la prohibición de viajar.

“No podemos predecir lo que pueda suceder mañana. Por mientras, los insultos oficiales de Israel contra los activistas del BDS han bajado nuevamente, y reina un ambiente de pura intimidación y prevalece una represión al estilo de la época de McCarthy,” dijo Barguti a Al Yazira.

El grupo operativo del gobierno israelí contra el BDS puede llevar a un aumento en negaciones y deportaciones de los activistas del BDS. Israel ha usado tácticas como esta en el pasado en contra de activistas, extranjeros con descendencia palestina, o aquellos que tienen conexión con Palestina o el mundo árabe. Por ejemplo, en 2011 y 2012, activistas pro palestinos volaron a Israel como parte de una campaña de “flotilla” con la intención de llevar personas a Cisjordania. A cientos se les negó la entrada al país.

En Julio pasado, a Nerdeen Kiswani, una activista palestina-norteamericana de Nueva York, se le negó la entrada en la frontera de Jordania con Israel. Le dijo a Al Yazira que fue detenida en la frontera por 16 horas e interrogada sobre su activismo. Ella era la Presidente de una de las asambleas del Students for Justice in Palestine. Las autoridades de frontera israelí la llamaron mentirosa cuando dijo, en respuesta a una pregunta, que hay  judíos dentro de SJP (hay estudiantes judíos en distintas partes de USA que son miembros de asambleas SJP).

Kiswani dijo que fue apartada porque ella es visiblemente árabe y usa el hijab, siendo esta una discriminación racial que ha sido expresada por el Departamento de Estado de USA.

“Me siento a la par con todos los refugiados palestinos que viven en campamentos y que nunca podrán volver a Palestina,” dijo Kiswani. “Siento como si hubiese sido enviada devuelta a la posición donde debí haber estado de todas maneras, la cual había podido evitar porque tengo ciudadanía americana. Me garantizaba el acceso a mi tierra natal. Y ahora me lo quitan.”

Emily Schaeffer Omer-Man, asesora superior en la oficina de abogados Michel Sfard en Tel Aviv, ha representado en audiciones legales a muchos extranjeros que desafían a las autoridades que les niegan la entrada. Ella dice que Israel tiene “virtualmente una carta blanca [para negar la entrada a la gente] porque es tan poco probable que estas decisiones sean desafiadas”, normalmente porque carecen de dinero para pagar un abogado.

“Cada país tiene el derecho de negar la entrada a los visitantes que crean que pueden poseer un peligro para sus ciudadanos, para la seguridad de su país,” dice ella. “Pero los pensamientos políticos de una persona por sí mismos no son un indicador de amenaza para la seguridad”.

Schaeffer Omer-Man agregó que el grupo operativo anti-BDS del gobierno de Israel forma parte de “toda una serie de medidas anti-democráticas que se están tratando de aprobar o que ya han sido aprobadas”, incluyendo la ley del año 2012 que autoriza a llevar a juicio a aquellas personas que hacen un llamado a boicotear a Israel o a los asentamientos ilegales de Cisjordania.

“Todos estos son esfuerzos para no permitir la disidencia,” dijo Omer-Man, “ya sea desde adentro de Israel y desde afuera.”

Fuente: Is Israel ramping up crackdown on BDS activists?

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Alex Kane, Aljazeera / Traducción: Equipo Palestinalibre.org

Fuente: ¿Está Israel aumentando la represión contra los activistas del BDS?

Editado por dnp
epre

Javier Villate

Read more posts by this author.

Subscribe to disenso noticias palestina

Get the latest posts delivered right to your inbox.

or subscribe via RSS with Feedly!
View my Flipboard Magazine. View my Flipboard Magazine.

Para suscribirte al BOLETÍN DIARIO de DISENSO NOTICIAS PALESTINA haz click aquí.